Cuando empecé a investigar sobre la Inteligencia Emocional (puedes ver los detalles del nuevo curso haciendo click aquí) me di cuenta que, pese a que había abundante información acerca del tema, nadie sabía cómo convertir estos conocimientos en estrategias que las personas pudieran aplicar para:

…influir en su carácter, manejar sus emociones, incrementar su capacidad de concentración y/o mejorar sus relaciones interpersonales.

La mayoría de expertos del tema eran muy buenos en definir la Inteligencia Emocional, en explicar para qué servía o cuáles eran los beneficios

…pero ninguno parecía tener estrategias y técnicas específicas que permitieran realmente desarrollar en nosotros este tipo de habilidad.

Mira estos consejos que NO funcionan

Veamos, por ejemplo, algunos de los consejos que nos suelen dar:

  • “No supongas”
  • “Cree en ti mismo”
  • “Aprende a escuchar”
  • “Sé tu mismo(a)”
  • “Enfócate en lo positivo”
  • “No te estreses, relájate, distráete”

No sé tú, pero cuando yo leo este tipo de recomendaciones la primera pregunta que se me viene a la mente es:
¿CÓMO?

¿Cómo puedo reducir mi nivel de estrés, ansiedad o preocupación?

¿Cómo puedo ser más constante, empático(a), carismático(a), tolerante y seguro(a) de mí mismo(a)?

¿Cómo puedo ser menos impulsivo(a), impaciente y rencoroso(a)?

Silencio

Eso es lo que escuchamos cuando hacemos estas preguntas:

Silencio…

No funcionan por esta razón

Porque las respuestas a estas preguntas no están en los libros, en los diplomados ni en las maestrías.

¿Sabes dónde están?

En la experiencia, en la investigación, en el intento y en el error.

Y es ahí donde yo he pasado los últimos tres años de mi vida y donde yo he invertido decenas de miles de dólares:

Investigando todo lo que existe sobre la Inteligencia Emocional, poniéndolo en práctica en mí mismo y en cientos de ejecutivos, profesionales y empresarios…

Aprendiendo qué es lo que funciona y qué es lo que no.

Diseñando conceptos, técnicas y estrategias que profesionales como tú y yo podamos aplicar en nuestra vida diaria de forma que podamos:

  • Influir en nuestra caracter para relacionarnos mejor con nuestros amigos, pareja, familiares y compañeros de trabajo.
  • Manejar el estrés y la ansiedad laboral para sentirnos mejor con nosotros mismos(as).
  • Aumentar nuestra capacidad de concentración y de enfoque para desempeñarnos mejor en el ámbito profesional

En esencia, pasé los últimos tres años creando un modelo educativo que le permita a las personas destacar en su vida personal y profesional a través del desarrollo de su Inteligencia Emocional.

Mejora tu carácter, maneja tus emociones, lidera efectivamente

Este modelo educativo es al que yo llamo Inteligencia Emocional Aplicada y es justamente este modelo el que quiero enseñarte en el curso que, oficialmente abre el día de hoy (solo para las primeras 100 personas que completen su registro).

Haz click aquí para conocer los detalles del curso y completar tu registro

La razón por la que te extiendo esta oportunidad es para que tú no tengas que esperar tres años ni tengas que invertir miles de dólares en desarrollar la habilidad que ya es considerada por muchos como la más importante del siglo XXI

…superando por primera vez en relevancia al coeficiente intelectual.Mira rápidamente estos datos que lo demuestran:

  • La Inteligencia Emocional es responsable del 58% de la productividad laboral. – Travis Bradberry & Jean Greaves “Inteligencia Emocional 2.0”
  • La investigación de la oficina de Recursos Humanos de la Universidad de Minnesota muestra que el éxito profesional depende entre 1 y 20% del coeficiente intelectual, y entre el 27 a 45% de la inteligencia emocional (IE).
  • El estudio de Travis muestra que por cada punto en el nivel de inteligencia emocional, los ingresos anuales de los ejecutivos norteamericanos aumentan en promedio US$ 1,300.
  • Forbes afirma que actualmente los gerentes de Recursos Humanos de las principales compañías le dan más importancia al IE que al coeficiente intelectual.

Ahora, no tenemos que esperar a que institutos, medios o estudios americanos nos digan lo que en el fondo ya sabemos:Los conocimientos ya no son suficientes porque, a diferencia de hace diez o veinte años atrás, hoy no solo debemos ser buenos en el trabajo que realizamos.

…porque hoy las expectativas que tenemos de nosotros mismos se han elevado significativamente.

¿O no es así?

Ya no somos los estudiantes de antes

Hoy ya no somos los estudiantes universitarios que solo debíamos aprobar los cursos para que nuestros padres nos dieran permiso para poder irnos un fin de semana con nuestros amigos a la playa.

Hoy debemos ser excelentes personas, excelentes hijos(as), excelentes profesionales, excelentes amigos(as), excelentes ciudadanos(as) y a la vez llevar una excelente relación de pareja.

Esto nos muestra que, definitivamente, las expectativas de lo que esperamos lograr en la vida han aumentado.

Y con este aumento, los retos personales y las exigencias profesionales también se han incrementado.

Sin embargo, nuestra capacidad para enfrentar estos nuevos problemas en la vida y las diferentes situaciones de conflicto en el trabajo se ha mantenido igual – si es que no ha disminuido.

¿Por qué?

Porque desafortunadamente, rara vez nos preocupamos por desarrollar nuestra mente, nuestra capacidad de análisis, nuestra forma de pensar, actuar y reaccionar.

Rara vez invertimos en nosotros mismos, en nuestra capacidad de relacionarnos y en nuestra habilidad para manejar nuestras propias emociones.

Pero hoy tu tienes la oportunidad de unirte al grupo de profesionales que sí invierten en aquello que Warren Buffet llamó “la mejor inversión de su vida”: su propio desarrollo.

Solo haz click aquí ahora para averiguar cómo ser parte de este pequeño – y exclusivo – grupo de profesionales.

…pero esto es lo preocupante

Como lo dije en una entrevista que me hicieron en el diario Gestión, la mayoría de nosotros pasamos el 90% de nuestro tiempo adquiriendo nuevos conocimientos y solo el 10% aplicando estos conocimientos.

Y la mayoría de estos conocimientos están relacionados únicamente a nuestra carrera profesional y no a nuestra capacidad emocional.

… es justamente por eso es que la mayoría de nosotros vivimos estresados(as), somos impulsivos, nos cuesta escuchar a los demás y nos resistimos al cambio.

Y esto es, ciertamente, preocupante.

Ahora, la razón por la que los últimos meses me he enfocado en darte conceptos que te permitan mejorar tu vida es porque no quiero tú seas una de estas personas.

No quiero que seas impulsivo(a), impaciente.

No quiero que tu carácter frustre las relaciones más importantes para ti.

O que el estrés, el miedo, la ansiedad y la preocupación evite que aproveches buenas oportunidades en tu trabajo y en tu vida.

Podemos solucionarlo así

Por eso es que he creado el curso Inteligencia Emocional Aplicada a distancia al que ya puedes registrarte haciendo click aquí.”Pero yo no soy así Nelson” – podrías pensar.

“Yo no tengo problemas para relacionarme con los demás. Soy empatico(a), paciente y constante. Siempre lo he sido”.

Si ese es tu caso, te felicito y a la vez te pregunto:

¿No te gustaría acaso poder relacionarte aún mejor?

¿No te gustaría desarrollar aún más una habilidad que te permitirá destacar en el trabajo?

¿No te gustaría saber cómo utilizar tu propia psicología para sentirte mejor y lograr más en la vida?

Yo puedo enseñarte cómo hacerlo.

Se lo he enseñado a cientos de ejecutivos, profesionales y empresarios de todas las industrias, puestos y edades.

…y, si tú me lo permites, te enseñaré a ti también todo lo que he aprendido acerca de este tema en este curso.

Mira aquí lo que los estudiantes que ya están registrados en el curso tienen que decir acerca del programa.

Si decides que aprender estos conceptos, técnicas y estrategias es importante para ti, regístrate ahora y sé parte de este grupo de profesionales, ejecutivos y empresarios.

La pasaremos bien, conocerás gente nueva, saldrás de tu zona de comodidad y saldrás con una nueva y efectiva herramienta bajo la manga: una maestría emocional.

Si decides no registrarte al curso, respetaré también tu opinión.

… seguiremos siendo amigos y mi compromiso contigo se mantendrá hasta que tenga la bendición de estar en esta tierra (o hasta que decidas darle click en el botón “Unsuscribe” que veras al final de este email).

PERO…

Si estás aquí leyendo estas líneas es porque tienes el deseo de mejorar y porque sabes que puedo ayudarte a hacerlo.

 Esto es lo que quiero para ti

Y, en definitiva, quiero enseñarte cómo hacerlo porque tú y yo tenemos algo en común:Estamos interesados en aprender cómo podemos tener un mejor desempeño en nuestro trabajo y en nuestra vida personal.

En otras palabras, queremos una mejor vida.

Queremos ganar más, disfrutar más, reír más, lograr más, celebrar más.

¿Y sabes qué?

Es posible y yo puedo enseñarte cómo.

Porque así como tú eres extremadamente bueno en tu profesión, la Inteligencia Emocional Aplicada es mi aporte al mundo empresarial.

Y lo decidí así porque sé que desarrollar una Maestría Emocional es sentar las bases que nos permitirán alcanzar nuestras más grandes objetivos.

Porque, recuerda, no es el conocimiento lo que hace la diferencia sino la capacidad para aplicarlo

…y, muchas veces, el estrés, la procastinación, el miedo, la ansiedad o la preocupación es lo que evita que pongamos en practica lo que sabemos, lo que evita que demos un paso hacia adelante cuando la situación se pone difícil.

Afortunadamente, todas estas barreras son emociones que podemos aprender a apreciar, reconocer, entender y utilizar a nuestro favor.

Haz click aquí, completa tu registro y te veré dentro del curso.

Un abrazo,

Nelson