¿Por qué digo que voy a hacer algo y no lo hago?

¿Por qué digo que voy a hacer algo y no lo hago?
     

«Solo depende de mí» – es una de las frases que, cuando la escucho, me envía una señal de alerta.

De la misma forma lo son expresiones como:

  • «No me falta nada»
  • «Solo necesito fuerza de voluntad»
  • «Es cuestión de que me decida»

Todas ellas son «razones» que una persona se da a sí misma para explicar por qué no ha hecho algo que dijo que haría.

Estas explicaciones, lejos de darles la posibilidad de hacer un cambio, las lleva a sentir impotencia, culpa y frustración.

Y es que la lógica suele ser:

«Si solo depende de mí y no hice lo que me propuse, entonces debe haber algo mal en mí».

Lo cierto es que, pensar que lograr realizar una tarea solo requiere fuerza de voluntad o una sola decisión, es una simplificación peligrosa.

Es peligrosa pues limita el análisis de la causa del problema a la «motivación» y deja de lado otros factores, lo cual limita también la capacidad de encontrar una solución.

¿Qué factores deja de lado?

Algunos de ellos son el contexto, los recursos, la información, el conocimiento y la experiencia.

Veamos un ejemplo:

Una ejecutiva me decía que deseaba trabajar en su marca personal hace ya un tiempo, pero no lo hacía. No sabía por qué lo seguía postergando si «solo dependía de ella», que «tenía todo para hacerlo».

En cuanto escuché esa frase le pedí que hiciéramos un breve análisis sobre sus recursos actuales.

«¿Cuáles son algunas responsabilidades que tienes durante la semana?» – le pregunté.

«Tengo tres hijas, mi esposo acaba de ascender por lo que estoy apoyándolo cuidándolas por más tiempo. Mi mamá está un poco mal de salud, así que estoy pendiente de ella. Estoy llevando clases de inglés y, bueno, tengo un trabajo a tiempo completo» – me respondió.

«De acuerdo, eso es a nivel de tiempo. Hablemos ahora sobre conocimiento y experiencia.» – le pedí

Luego le pregunté si sabía el proceso a seguir para trabajar en su marca personal y si era algo que ya había hecho antes.

«La verdad es que he leído algo, pero no sé bien cómo hacerlo. Sería cuestión que me ponga a investigar un poco más» – me contó.

Con esta información le hice una última, pero importante, pregunta:

«Ahora que has podido identificar todas las cosas de las que eres responsable, el conocimiento que es importante adquirir y el hecho de que aún no has tenido experiencia en esta área. ¿Crees que la única razón por la que no has empezado es por falta de decisión?»

La respuesta era evidente: la fuerza de voluntad no era lo que le faltaba. De hecho, tenía todas las ganas de hacerlo.

Lo que sucedía era que el contexto de vida en el cual se encontraba, afectaba su disponibilidad horaria y su estado emocional.

Sumado a ello, debido a que lo que deseaba hacer era algo que no había hecho antes, requería de nuevo conocimiento, habilidades y – probablemente – de una guía.

No tenía nada ello, pues seguía creyendo que «si tan solo se esforzaba más» podría lograrlo, alimentándose así el ciclo de culpa y frustración.

¿Qué lecciones podemos obtener de este concepto?

Que parte importante de resolver un problema es diagnosticarlo correctamente. En este caso, es clave ser conscientes de que:

  • Nosotros no somos el problema: puede ser que nos falte motivación, sí, pero muchas veces también nos falta conocimiento, habilidad o experiencia; y está bien, todo eso lo podemos adquirir.
  • Querer no es poder: desear algo es parte importante del proceso, sin embargo, no es suficiente para poder hacer algo. Para poder hay que tener un período de práctica y, con frecuencia, contar con un apoyo.
  • Sí hay un mejor momento: es cierto, no hay momento ideal para hacer las cosas, pero sí hay momentos que son mejores que otros. A veces, aplazar un objetivo es una buena decisión.
  • Está bien pedir apoyo: es una herramienta que puede ser de gran valor. No siempre es fácil, por lo que a veces tenemos que contar con apoyo para poder tener el coraje de pedir ayudar, pero vale la pena.

Si te gustaría profundizar en este concepto, puedes escribirme una pregunta en los comentarios y con gusto te daré mi perspectiva.


Nelson Portugal

Nelson Portugal es Consultor en desarrollo personal, fundador del Centro de Crecimiento Integral y autor del libro El Círculo de Crecimiento. Se ha especializado en el diseño de programas formativos dirigidos a jefes y gerentes. Ha sido profesor universitario de la carrera de psicología. Actualmente asesora a empresarios a crecer sus negocios a la vez que disfrutan más de la vida.
¿TE GUSTÓ ESTE ARTÍCULO? ¡RECIBE EL PRÓXIMO ... GRATIS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Learn how to get 5,000 subscribers. Enter your name and email and click "download free ebook"

 

Gracias por registrarte con nosotros!